Microcuentos de Terror



#1

Sus ojos veían la luz eterna, sentía poco a poco cómo se desprendía su piel, cómo su voz se transformaba en silencio, cómo el olor a su propia carne quemándose desaparecía mientras el fuego devoraba los restos de sus órganos. Aún veía la luz de las llamas, alterando pensamientos para creer que era la luz al final del túnel.


#2

- ¡Te digo que te quedes en la habitación y no me dejes sola!

- Ya no puedo con esta situación, ¡no puedo seguir complaciendo tus exigencias!

- Sabes que si te vas, van a saber lo que hiciste, no tienes más opción que complacerme.

- ¡Está bien! sólo por esta noche, una noche y nada más…

Él abrazó de nuevo el cuerpo de su esposa, después de 4 días de haberla asesinado.


#3

No podía más, la labor de parto había comenzado, era un dolor que no había sentido con su primera hija. En el húmedo sótano, esperaban dos hombres cubiertos con trajes especiales. Los gritos “in crescendo” se mezclaban entre ríos de lágrimas, hasta que el aterrador silencio envolvió el lugar. La bestia había nacido, junto con él, las entrañas expuestas de su propia madre.


#4

La brisa del mar y el olor de la sal, el castillo de arena que se ha llevado la ola, los juguetes esparcidos por la playa. Esas eran las cosas que al pequeño Alex le fascinaban del verano.

- ¡Los amo! ¡Gracias por estás vacaciones! – Dijo mientras apretaba la mano de su padre.